fbpx
Al Momento

Niños suecos crean su propia reserva ambiental vendiendo galletas

Cinemex Navojoa

¿Ya viste #AvengersEndgame? Te presentamos una cronología de sucesos históricos en el Universo Marvel.

Sorunda, Estocolmo(NDS).- La movilización contra el cambio climático de la activista sueca Greta Thunberg no es la primera de estudiantes suecos por una causa medioambiental.

El Bosque Eterno de los Niños de Costa Rica, la reserva privada más grande y más protegida de este país convertido en el paradigma mundial del respeto al medio ambiente y la sostenibilidad, existe desde 1988 gracias al sueño y al esfuerzo de escolares de nueve años del colegio rural Fagerviks, en la pequeña ciudad de Sorunda, al sur de Estocolmo.

Esta campaña de recolección de fondos iniciada en 1987 surgió en las aulas cuando su profesora Eha Kern en clase de Ciencias abordaba los bosques tropicales. Para incentivar a sus alumnos a comprender y a respetar la naturaleza invitó a la bióloga estadounidense Sharon Kinsman de la Asociación Conservacionista de Monteverde (ACM) para que aportara su experiencia en Costa Rica.

Kinsman mostró a los estudiantes muchas fotos mientras les hablaba sobre el ecosistema de los bosques nubosos, los bosques lluviosos, la riqueza de sus plantas, sus animales, y la importancia de proteger estos espacios vitales ante amenazas como la deforestación para la explotación maderera o agrícola y ganadera intensiva. Argumentaba que en la Tierra cada segundo desaparecía talada un área del tamaño de un campo de futbol.

Fue entonces cuando Roland Teinsuu, de nueve años, preguntó qué podía hacer para mantener el bosque y los animales a salvo de esa destrucción. Junto a su profesora Eha motivó no solo a sus compañeros de clase, sino a todo el colegio para recaudar dinero para comprar y proteger esos bosques amenazados de Costa Rica. Empezaron vendiendo galletas de jengibre y chocolate que horneaban en casa con sus familias, recolectando residuos de vidrio y metal, bañando perros o pidiendo pequeños trozos de bosque como regalo de cumpleaños, a Santa Claus.

Este entusiasmo impulsó a Eha Kern junto a su marido Bernd a crear ese mismo año Barnens Regnskog (El bosque de los niños) como asociación sin ánimo de lucro para articular este movimiento y a aliarse con la bióloga Kinsman y así presentar la solicitud a Monteverde. Moneda a moneda se consiguió como primer empuje comprar seis hectáreas de selva colindantes con la Reserva Biológica Bosque Nuboso Monteverde gestionada por la ACM al precio de 250 dólares por hectárea con documentos legales de propiedad.

La superficie original del Bosque Eterno de los Niños ha ido creciendo hasta llegar a las casi 25.600 hectáreas que ocupa hoy la reserva privada más grande de Costa Rica gracias a la rápida difusión que obtuvo esta iniciativa, que demostró que algunas utopías sí podían llegar a hacerse realidad. 

Consiguió inspirar a otras escuelas y organizaciones del país, implicar a la Agencia Sueca de Desarrollo Internacional con fondos destinados a la reforestación y la educación ambiental, y contó con aportaciones privadas de otros 43 países para la adquisición y protección de las tierras de bosque y selva.

Hoy forma parte del bloque de áreas protegidas que abraza la Reserva de la Biosfera Agua y Paz declarada por la Unesco en 2007 junto a otras significativas reservas biológicas. Con información de El País.

Comentarios

Comentarios

NDS Noticias TV