Al momento

Un hombre en Filipinas mata y descuartiza a su esposa por que creía que era Satanás

Manila, Filipina(NDS).- Un hombre de 43 años fue detenido por matar y descuartizar a su esposa al creer que esta era Satanás.

“La maté para salvarnos a todos porque era Satanás”, declaró el lunes frente a un grupo de medios filipinos, entre ellos Philippine Daily Inquirer, Orlando Estrera, acusado de uxoricidio después de que el domingo asesinara a su mujer Hiede, de 46 años, en Ciudad Quezón, en el norte de Metro Manila.

Los vecinos alertaron a las autoridades el día del suceso cuando vieron a Estrada arrojando a la calle desde la puerta de su casa partes del cuerpo, entre ellas una mano, y ropa ensangrentada de la que fue su esposa durante 16 años.

El acusado mató a la víctima con un cuchillo de cocina, que usó posteriormente para “operarla”, según su propia declaración.

Asimismo, abrió su vientre para comprobar si estaba embarazada, ya que temía que fuera a engendrar un “hijo de Satanás”.

Tras descubrir que no estaba en estado de gravidez, el hombre cortó las extremidades de la víctima, a la que también despellejó la cara, sacó los ojos e incluso se comió partes de su cerebro tras abrir la cabeza a golpes.

“Ella era una molestia para mí porque era Satanás. Ella misma me dijo que era Satanás”, afirmó frente a los medios el presunto asesino, que no mostró arrepentimiento alguno por su crimen.

Las autoridades pedirán cargos asesinar a un familiar en línea directa, un delito castigado con la cadena perpetua en Filipinas.

Antes, será sometido a un examen psicológico y psiquiátrico de un médico competente para conocer su estado mental, explicó Guillermo Eleazar, director de la Policía de Ciudad Quezón.

Eleazar dijo a los periodistas que cuando entrevistó a Estrera, éste no mencionó a Satanás, le dijo que la mató por el odio que se había acumulado durante su matrimonio.

La víctima, que trabajaba con su marido en una escuela católica privada, había acusado a éste de maltratos en numerosas ocasiones ante las autoridades de su barrio, pero nunca llegó a formalizar las denuncias, según la Policía.

Comentarios

Comentarios