Nacional

El aguacate: el “oro verde” que provoca daños medioambientales

Published

on

El aguacate también conocido como palta, es un árbol con fruto comestible que pertenece a la familia Lauraceae, una de las más antiguas entre las plantas con flores. En esta familia se incluyen alrededor de 3 mil especies principalmente arbóreas de regiones tropicales y subtropicales.

Su centro de origen se encuentra muy posiblemente en Mesoamérica y particularmente los bosques nublados. El nombre aguacate proviene del náhuatl ahuacatl, que significa “testículos del árbol”. El árbol crece hasta 20 metros de altura, pero generalmente en los cultivos no mide más de cinco metros.

Existen pocos árboles fáciles de cultivar como el aguacate; lograr que se produzca es muy sencillo pues es tan noble que puede esperar meses a que el productor lo coseche sin que se dañe con el paso del tiempo.

Pese a su gran popularidad en México y en el mundo poco se ah mencionado sobre los problemas de la producción del aguacate, principalmente problemas medioambientales debido a malas o nulas regularizaciones en su cultivo

El cultivo ilegal no ha podido detenerse, ya que aún cuando la ley prohíbe el cambio de uso de suelo, las autoridades tanto federales como locales no cuentan con los recursos humanos ni económicos para controlar el desmonte y la tala del bosque para plantar huertas de aguacate.

En las huertas ya establecidas, por un lado está el problema de la erosión y por el otro, el uso excesivo de fertilizantes tanto químicos como orgánicos por parte de los productores.

En ese sentido, se ha encontrado que debajo de los árboles de aguacate hay grandes concentraciones de nutrientes resultado de los fertilizantes que se utilizan y que se deslavan infiltrándose en los mantos acuíferos ocasionando que se contaminen.

Por otra parte, existe preocupación por el uso indiscriminado de pesticidas, que pueden crear problemas de salud en los trabajadores y habitantes cercanos a las huertas, pero aún no hay datos sistematizados que ayuden a documentar y dimensionar este problema.

El cultivo de aguacate en sí no es el problema, porque podría realizarse sin ocasionar tanto daño ambiental, el problema es la falta de regulación en el crecimiento espacial del cultivo y en las prácticas agrícolas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tendencias

Salir de la versión móvil